Conociendo la diabetes

Siempre hemos escuchado del “azúcar en la sangre”, de la persona diabética que supuestamente no puede comer nada dulce y que sus familiares deben cuidarse, hay muchos mitos y desconocimiento de esta enfermedad, por ello la doctora Michelle González, endocrinóloga, nos despeja las dudas más importantes.

La Diabetes Mellitus es una enfermedad que se define cuando el paciente presenta un aumento en los niveles de azúcar en la sangre, se estima que en el mundo existen alrededor 422 millones de personas diabéticas, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En nuestro país, un 10,8% de la población adulta sufre de esta enfermedad crónica, es decir, cerca de 400 mil personas.

Existen varios tipos de diabetes, la más frecuente a nivel mundial y también en Costa Rica es la Diabetes Mellitus tipo 2, usualmente se presenta en la edad adulta pero hay casos de niños, está asociada a la obesidad, colesterol y triglicéridos elevados, poca actividad física o sedentarismo y usualmente el paciente tiene antecedentes familiares de este tipo de diabetes.

“Por el contrario, la diabetes tipo 1 puede presentarse a cualquier edad, pero usualmente en el período preescolar o en la adolescencia. Ocurre cuando el páncreas no produce la cantidad suficiente de insulina, hormona que regula los niveles de azúcar en sangre, ya que se destruyen las células encargadas de producir esta hormona; en la mayoría de las ocasiones no existen factores hereditarios asociados a la enfermedad, ni obesidad en el paciente. Las personas con diabetes tipo 1, requieren insulina de manera permanente y representan entre 1% y el 3% de los pacientes con diabetes”, expresó González.

Otro tipo es la gestacional, la cual se presenta durante el embarazo, es de alto riesgo y se debe vigilar constantemente los niveles de azúcar en sangre para reducir las complicaciones que pueden presentar tanto el bebé como la madre. En la mayoría de las pacientes, se resuelve la diabetes en el postparto, sin embargo, esta condición le concede un mayor riesgo para desarrollar diabetes tipo 2 en el futuro.

 

Síntomas

Los síntomas más comunes son la sed excesiva y la necesidad de orinar varias veces tanto en el día como en la noche. En diabetes tipo 1 usualmente el paciente al ser diagnosticado tiene la historia de pérdida de peso no intencional en un período corto de 15 a 30 días.

La mayoría de los pacientes con diabetes tipo 2 ganan peso y únicamente si los niveles de azúcar en sangre son muy elevados se puede perder peso en forma no intencional.

Según la doctora González, en la mayoría de las pacientes con diabetes gestacional se resuelve después del parto, sin embargo esta condición le concede un mayor riesgo para desarrollar diabetes tipo 2 en el futuro, no se transmite al bebé pero sí le puede aumentar el riesgo de padecerla en un futuro, principalmente si el bebé nace con más de 4000 gramos.

Cuidados

“Las personas que tienen antecedentes familiares de diabetes tipo 2, deben de controlar muy de cerca sus niveles de azúcar en la sangre, dado que pueden desarrollar esta enfermedad, máxime si aunado a los factores genéticos, no tienen un estilo de vida saludable y son sedentarios”, aseguró la galena.

Usualmente en diabetes tipo 1 no hay antecedentes hereditarios, existen algunos tipos de diabetes que son hereditarios a las cuales se les llama diabetes monogénitas en donde la presencia de un gen de diabetes hace que la persona tenga diabetes independientemente de los estilos de vida; sin embargo este tipo de diabetes es poco frecuente.

Los pacientes deben de tener horarios de alimentación establecidos que ayuden a mantener los niveles adecuados de azúcar en la sangre; se recomienda tres tiempos de comida fuertes (desayuno, almuerzo y cena), y en algunas ocasiones realizar meriendas (una en la mañana, otra en la tarde y otra antes de dormir).

El plan de alimentación debe ser personalizado, de acuerdo a las necesidades de cada paciente, las frutas y verduras frescas, las harinas integrales, las leguminosas y proteínas con poca grasa, son la base de una alimentación saludable. Entre más colores y variedad de ingredientes tenga su platillo, más rico será en minerales y vitaminas.

Generalmente, descuidan su alimentación y sus niveles de azúcar en la sangre se descontrolan; por esta razón, es fundamental tener un control estricto del plan nutricional y un control médico riguroso.

Hoy existen dispositivos médicos que ayudan a los pacientes con diabetes tipo 1 y 2 -dependientes a la insulina- a facilitar el manejo de esta enfermedad; además, evitan la necesidad de inyectarse diariamente este medicamento, por ejemplo la bomba de infusión de insulina, un dispositivo que constantemente le está administrando insulina al paciente y permite modificar la dosis de acuerdo a las necesidades de los pacientes. Otro es el  i-Port Advance facilita al paciente inyectarse medicamentos de una manera -casi indolora- en el tejido subcutáneo.

Recuerde cuidar su alimentación, peso, hacer ejercicios y realizarse exámenes de sangre según lo indique su médico de cabecera.

 

(Visited 3 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *