Historias de Scotch: orígenes del ‘Agua de Vida’

País de grandes inventos y aportes a la humanidad, Escocia no sólo es responsable del teléfono o la Penicilina, sino que también del whisky más famoso del mundo: Scotch Whisky, aunque fue una de las últimas naciones en conocer el arte de la destilación.

La primera referencia por escrito de la destilación data de 1494, cuando en un documento de la cancillería Escocesa se puede leer: “Ocho bols de Malta para el Fraile John Cor, por orden del Rey Jacobo IV, para hacer Aqua Vitae (agua de vida)”; Ocho bols de Malta servirían hoy en día para producir 1.500 botellas de 750 ml.

Ya para el siglo XVII, la destilación era parte importante de vida social (presencia en Bodas, funerales etc.) y económica, ya que comienzan las primeras exportaciones de Uisge Beatha (vocablo desde donde proviene la palabra WHISKY) o Aqua vitae a Irlanda y Francia. Mas el éxito trae impuestos: En al año 1647 se tasa el primero de una serie interminable de impuestos al alcohol que llegaran a su máximo auge en el siglo XVIII. Ante más incrementos en la tasación, el Whisky se convirtió en símbolo de rebeldía, Robert Burns poeta nacional de Escocia cantaría: Freedom and Whisky gang thegither! (Whisky y libertad van juntos)… la destilación ilegal se vuelve una práctica común contra el sistema.

 

Los métodos para evadir impuestos eran tan ingeniosos como osados: transportar garrafas de Whisky en urnas a los hombros de “devastados” deudos o respetables damas escocesas llevando galones bajo sus abultadas faldas. La situación se tornó inmanejable; corona y parlamento entienden que deben rectificar y es así como en 1823 la comisión de ingresos establece una importante disminución en los impuestos: El Whisky como industria daba sus primeros pasos.

Con la llegada de la revolución industrial, se crea la tormenta perfecta para hacer del whisky escoces una bebida universal, de la mano de familias emprendedoras y el amplio mercado del imperio Británico, que para satisfacer los finos paladares británicos acostumbrados al Brandy con soda, comienzan a mezclar diferentes tipos de whisky de malta de diferentes destilerías en la búsqueda de sabor y consistencia. Producto de la revolución Industrial (1830) nace el Alambique continuo el cual proveerá un alcohol mucho más ligero y suave: Grain Whisky o Whisky de grano, el cual junto a los whiskies de Malta dará vida al whisky escoces más famoso del mundo: Blended Scotch Whisky.

El éxito requiere de constancia y algo de suerte, la constancia es una virtud escocesa y la suerte vino de Francia: alrededor de 1858 una plaga conocida como Philoxera Vastarix devasta los viñedos franceses y el destilado de uva desaparece, la bebida favorita de los ingleses dejo de ser Brandy con Soda para convertirse en Scotch con Soda. En el año 1860 la ley de Alcoholes de William Gladstone permite la mezcla de whiskies de grano y de malta naciendo la época dorada del whisky escoces.

Ya en el siglo XX el Blended Scotch Whisky es una Bebida Universal y emergen nombres y marcas Globales: Johnnie Walker, para 1909 presente en más de 120 países; James Buchanan con oficinas en Australia y Latinoamérica; los hermanos Greenless con Old Parr y otros grandes nombres de la industria.

Hoy en día más del 5% del ingreso al Reino Unido lo representa el Whisky escoces y la industria sigue creciendo atada a una tradición de más de cinco siglos.

Autor Arturo Savage

 

 

 

 

 

(Visited 2 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *