Restaurante Mil Sabores con oferta interesante para todos los gustos

*Fotografías Luis Gámez Camacho

Veníamos de una larga y accidentada gira de trabajo la cual no vale la pena detallar, no habíamos probado bocado, era tarde en la noche, ya solo quedaban abiertos algunos bares, los que estaban en nuestro camino estaban llenos y era tal el cansancio que no teníamos ánimo de esperar ni tampoco de escuchar música a todo volumen, esos días donde Murphy jugó un papel protagónico.

Cuando estábamos en el centro de Moravia, mi socio Luis Gámez Camacho me dice: “vamos a este chino, la comida no es mala”, se llama Mil Sabores, está 75 metros al oeste del Banco de Costa Rica, la verdad un cantonés no sonaba mal.

Parquemos el carro y entramos, un lugar amplio, bien iluminado, el salonero nos ubicó y nos entregó los menús, nos íbamos a inclinar por el típico cantonés de la casa cuando en la parte de atrás vimos los platos familiares, compuestos por tres o cinco opciones, dependiendo de la cantidad de personas.

Nos inclinamos por la opción A: arroz de la casa, dos tacos chinos y pollo con verduras en salsa de ostiones, el salonero nos preguntó en qué orden los queríamos, le indicamos que primero los tacos.

Nos quedamos asombrados con las porciones: el arroz era un entero y medio, dos tacos chinos tamaño familiar (en la foto aparecen cuatro porque nos comimos los que nos llevaron y amablemente nos permitieron fotografiar otra orden) y el pollo, bueno, con eso almorzamos al día siguiente.

En sí las porciones son tamaño familiar, ricas, no son grasosas, al final pagamos unos ¢11 mil contando las bebidas.

Si alguna vez anda por Moravia centro, le recomendamos este sitio, porque esos tacos y ese arroz lo valen.

 

 

(Visited 3 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *